Cuidado Hospice San Camilo

 

San Camilo inspira nuestro lema con las siguientes palabras: “sirvan al enfermo con el amor de una madre para con su único hijo enfermo y como el Espíritu Santo les sugiera”  

El Hospice pone especial énfasis en:

Acompañamiento

A través del Hospice las personas enfermas y sus familias están directamente involucradas en la toma de decisiones y en la ayuda a la persona querida, acerca de cómo y dónde quieren pasar el resto de sus días. Aportando los recursos que hagan falta.

  Respeto

El Hospice ayuda a las personas enfermas a enfrentarse con la soledad, el aislamiento y el temor al abandono; facilita procesos de reconciliación consigo mismo, con los demás y con Dios. El Hospice reconoce y alienta la importancia de la dimensión espiritual de la persona. Los enfermos y su familia pueden compartir así, sus sentimientos religiosos con los voluntarios, los agentes de pastoral y los sacerdotes del Hospice o con sus propios ministros según su credo.

Todos los credos son binevenidos en el Hospice. 

Hogar

Brindar una casa, una familia.

Cuando la persona en el final de su vida no tiene familia o ésta no se encuentra en condiciones de brindar el apoyo mínimo, el hospice ofrece el espacio y el cuidado necesario en esta etapa de su vida. 

 

Cuando cabe la posibilidad, la familia o los amigos cuidan a los enfermos en sus hogares, rodeados del ambiente familiar y sus seres queridos. El Hospice colabora con el cuidado en el hogar ayudando a los enfermos a crear lazos más estrechos y enriqueciendo sus vidas. Esto también ayuda a familiares y amigos a perder ellos mismos el miedo a la muerte.

Aquellas personas que proveen cuidados a enfermos en sus hogares, pueden ser especialmente entrenados en:

-dar la medicación

-ayudar a los pacientes a movilizarse y a permanecer lo más activos posible.

-escuchar y responder a las necesidades de los pacientes

.-tomar ciertas medidas ante ciertas situaciones específicas.

 

 

 

 

  Control de síntomas

Controlar el dolor y otros síntomas frecuentes. Uno de los mayores temores de los enfermos se refiere al dolor. En el final de la vida, no debería haber dolor. Es muy importante tratar éste y otros síntomas que pueden surgir e interferir en el proceso de vivir esta etapa con paz y dignidad.

  Esperanza

El Hospice ayuda al enfermo a lograr la armonía espiritual, física y emocional de modo que puedan estar concentrados en vivir su vida tan plenamente como les sea posible. Se los incentiva a que permanezcan activos por todo el tiempo que puedan, en actividades que disfrutan. Además, que aprendan cosas nuevas, que hagan cosas que siempre hayan querido hacer y que se concentren en la calidad de vida de manera íntegral.

Equipo

En razón de la complejidad de la etapa de enfermedad avanzada, es difícil que una sola persona pueda brindar toda la ayuda a un enfermo en su última fase.

 

Es por esta razón que el Hospice realiza un acercamiento en equipo de trabajo.

Esto significa que un equipo con habilidades diversas trabaja por el bien del enfermo y su familia. 

 

Los voluntarios realizan tareas diversas: escuchan, confortan, acompañan, asisten, gestionan y realizan los servicios generales tales como preparar alimentos, limpieza y mantenimiento.

 

Tambien acompañan a los enfermos que a traves del porgrama Hospice en Casa son cuidados en sus casas por sus familiares, y  realizan visitas a enfermos internados en hospitales que no tienen familia o necesitan de orientación en sus cuidados. (Hospice en Hospital). 

 

 

 

 

Hilarión de la Quintana 2125 (1636)

Olivos, Buenos Aires.

Argentina. TE: 011 4795-1449

info.hospicesancamilo@gmail.com